La merluza es el segundo pescado más consumido en el mundo después del bacalao y es uno de los más sabrosos que existen, razón por la que es un invitado imprescindible es las mesas españolas.

Al hablar de merluza es necesario mencionar las cuatro variedades que existen: de arrastre, de volanta, de palangre y por último, está la más valorada que es la merluza de pincho.

La merluza de arrastre, que es el tipo de pesca menos recomendable por lo agresiva y dañina que es para el ecosistema; luego está la merluza de palangre, tipo de captura que consiste en extender una línea (normalmente de plástico) de la cual penden multitud de anzuelos con diferentes tamaños en función de la especie que se desea atrapar.

También se consigue la merluza de volanta, que consiste en fijar y extender una gran malla al fondo marino formando una barrera en la que los peces quedarán atrapados por enmalle o simplemente enganchados a la malla.

Por último, la merluza de pincho es la más cotizada en el mercado debido a que este método de captura es muy artesanal y ecológico y favorece a la calidad y el sabor del pescado.

La merluza de pincho se captura una a una, con anzuelo y no recibe ningún golpe mientras es atrapada, ni es rozada contra mallas, redes ni contra otros peces.

Esta técnica de pesca puede resultar laboriosa pero garantiza que la merluza no sufra descamación, la pigmentación se mantenga intacta, y la firmeza de su carne se preserve de manera inigualable.

A la hora de comprar merluza, la de pincho es sin duda la más recomendable, aunque deberá pagar un precio más alto por ella, pero la calidad del producto compensa el costo, además de que es bueno pensar que se está colaborando con el ecosistema.

Posted on: enero 3, 2015
Categories: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*