El bogavante es un crustáceo marino muy similar a la langosta y muy apetecido en el mundo de la gastronomía y puede ser encontrado en el Océano Atlántico, desde las Islas Lofoten, en el noroeste de Noruega, hasta Azores y Marruecos, pero también es hallado en partes del Mar Mediterráneo y en el noroeste del Mar Negro.

Las dos especies más conocidas de bogavante dentro del mundo de la gastronomía, son el bogavante azul, que se puede conseguir en la región española de Galicia; y el bogavante canadiense.

Entre estas dos especies existen diferencias notables, como por ejemplo, que el bogavante azul es un poco más pequeño que el canadiense, y luego está el color, siendo el segundo de color rojizo mientras que el primero es de un azulado oscuro.

No obstante, la diferencia más notable entre el bogavante azul y el bogavante canadiense está en el sabor y calidad. Según expertos, la carne del bogavante azul es más jugosa y su sabor más intenso y apetecible.

Si se está pensando en comprar un bogavante se debe tomar en cuenta que la mejor época para adquirirlos es entre noviembre y marzo debido a que entre los meses de mayo y agosto este crustáceo está en período de reproducción, lo que ocasiona que su carne pierda calidad.

El bogavante puede encontrarse fresco, cocido o congelado, pero la mejor opción es la primera, porque se asegura que sea de buena calidad.

Antes de decidir llevarse un bogavante, este debe estar vivo y con vitalidad, es decir, sin cortes ni daños, con su caparazón duro y con todas sus patas.

Más que considerar el tamaño, considere el peso en vista de que muchos bogavantes son grandes pero no tienen mucha carne; así como también prefiera a las hembras.

Posted on: noviembre 21, 2014
Categories: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*